La letra, ¿sólo con sangre..?

El Día del Maestro, mis valedores. Digo Día del Maestro y evoco personajes de la docencia como Elba Esther Gordillo y Misael Núñez Acosta ?l está muerto a estas horas. Rematado a balazos. ¿Los asesinos? Hoy, un cuarto de siglo después, el misterio persiste. Es México. Ella, personalidad turbia y polémica a la que algunos atribuyen la autoría intelectual del asesinato, está a estas horas vivita y grillando en contra de Roberto Madrazo y a favor de Vicente Fox.

La figura de la Gordillo, mis valedores, se advierte tiznada por el estigma de traidora Al gremio, al PRI, a todo. Pero no sólo traidora, no únicamente arribista y enriquecida a lo inexplicable: las manos de la «lideresa moral» del magisterio chorrean de toda la sangre que por intereses mostrencos se ha derramado en los campos del magisterio, como la del propio Núñez Acosta en enero de 1981. En la última intervención pública de aquel Carlos Jonguitud, que fue «líder moral» del sindicato de maestros y cabecilla de la que fue nefasta «Vanguardia Revolucionaria», así sintetizó su acusación contra la Gordillo:

– Yo vi a esa mujer en condiciones de miseria Eso de que su abuelo le dio millones son vaciladas como para Ripley. En la lucha, ésa es capaz de muchas cosas…

El, de inmediato, junto con la Gordillo, sobre la muerte de Núñez Acosta fue investigado por una Fiscalía Especial Para Movimientos Sociales y Políticos del Pasado,título tan extenso como la impunidad que propicia ¿Y? Año con año, durante lustros, militantes de organizaciones como la Coalición de Colonos de Tulpetlac rendían homenaje al «caído en defensa de los pobres», y gritaban su repudio al entonces cacique magisterial Jonguitud, a quien señalaban como protector de los autores materiales e intelectuales de un crimen que hasta hoy permanece impune. ¿Y? Ya entonces se mentaba ese nombre que tanto sugiere de negativo y funesto: Elba Esther Gordillo, profesora mexicana.

Del tema comentábamos en la tertulia de anoche. Después de la discreta celebración con que al él y a mí nos agasajaron los contertulios, y aún en el plato media tajada de pastel (chocolate, por supuesto), habló el maestro:

– Si los profesores disidentes quieren material para su denuncia ante la fiscalía, ahí está ese crimen perpetrado en el paraje Agua de Berros, Oaxaca, hace 11 años, cuando fue asesinado el campesino Esteban García Martínez, testigo clave en el homicidio de la profesora Concepción Ríos Casimiro, ocurrido 2 años antes. Fue también secuestrada Margarita, de 5 años de edad e hija del sacrificado, como represalia porque el susodicho colaboró con las autoridades para esclarecer el asesinato de la maestra Tiempo después, la niña seguía desaparecida.

(Silencio. Quedo, en el aparato, Bach.)

– Tenemos el caso del profesor Vicente Amaya Hernández, asesinado por 5 pistoleros en Pinotepa Nacional, Gro., horas antes del Día del Maestro, como habían dado muerte al Profr. Cenobio Fito López y secuestrado al mentor Modesto Patolzin. En Oaxaca también, y también caciques los victimarios, el crimen del Prof. Alejandro Martínez Delia fue perpetrado en 1990. Hoy continúa impune.

(La Beba, arrullándose en las piernas de la Lichona)

– El maestro Manuel García Spencer fue asesinado en Culiacán, Sin., en 1990, donde años más tarde y en sólo tres meses de 1996, se registraron los asesinatos de Fausto Quintero Becerra y tres maestros más.

La Beba, de súbito: «Mami, ¿y el maestro Carlos..?

– ¿Y qué me dicen del asesinato de Celso Wenceslao López Díaz, maestro disidente al que un profesor de los «vanguardistas» de Jonguitud asesinó a balazos en marzo de 1987, en Chiapas? Testigos principales relatan el crimen: «Fue un 30 de marzo, día de pago. Maestros vanguardistas provocaron a los disidentes en huelga exhibiendo sus cheques de sueldo, de que los paristas estaban privados. Se suscitó un pleito a golpes. El vanguardista sacó una pistola y la descargó contra el maestro López Díaz. El asesino, por supuesto, fue identificado. Se trata de Jaime Bermúdez Solórzano. alias El Tragabalas. Sigue en completa libertad…»

Silencio otra vez. Los contertulios, pendientes de tanta sangre derramada a lo impune y al conjuro de esos dos nombres: Elba Esther Gordillo, Carlos Jonguitud Barrios. Ahí, a sus ocho años de edad, la Beba-

– ¿Y el maestro Carlos, mami? ¿Fue pobre y murió asesinado por disidente?

– Niña, que ni murió pobre ni asesinado, porque Carlos Jonguitud…

– No, mami, yo digo Carlos Hank, maestro rural… (Pues…)

2 pensamientos en “La letra, ¿sólo con sangre..?

  1. el verdadero sindicalismo murió con el movimiento ferrocarilero y del magisterio hace muchos ayeres, el sistema nos heredó líderes morales que son verdaderos sátrapas usurpadores de la voluntad de los trabajadores con grupos de choque debidamente aceitado$$$ para que defiendan a capa y espada a sus mecenas.
    salud mi estimado valedor

  2. A mí me tocó estudiar en el periodo donde estaba el maestro Fausto Quintero Becerra de director en la secundaria snte53 en Culiacán

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *