¡Vamos, México!

Señores diputados: felizmente para la República, hemos dado cima a la trascendental obra que nos encomendara el pueblo mexicano. Nuestra Constitución de hoy, para lo futuro, va a ser el lábaro de nuestras libertades y el principio de la reconstrucción nacional, sobre la base de la libertad y el respeto al derecho de todos.

Tal afirmó el diputado constituyente Gerzain Ugarte aquel día cinco de febrero de 1917 en el hoy  Teatro de la República, de la ciudad de Querétaro. De ahí en adelante, profetizaron los constituyentes, México habría de regirse por los ordenamientos de la recién parida Ley Fundamental. Y a propósito del cumplimiento de leyes y reglamentos: ya el panorama visual de la Gordillo son las rejas carcelarias, pero la consecuencia lógica: ante el mandarriazo justiciero la conciencia colectiva está a la expectativa: aún gozan de libertad tantos otros corruptos, no vaya a ser que la cuerda del aparato justiciero se haya agotado con la Gordillo.  Ahí está aquel Fox, por ejemplo, que apenas trepado a Los Pinos lo soltó a bocajarro:

La ausencia de valores como el cumplimiento del deber, la responsabilidad y la búsqueda del bien común, han impedido dotar plenamente a nuestra vida pública de un comportamiento ético; no puede menospreciarse a la ética democrática en aras de la ambición del poder.

Tales conceptos me llevaron a desempolvar uno más de sus discursos, como aquel de agosto del 2001 en Tapachula, Chis., donde acusó, escandalizado y aspaventero:

¡Espeluznantes costos de la corrupción! ¡Nosotros no permitimos ni permitiremos alejamiento alguno de la ruta marcada por nuestra Constitución! Su más escrupuloso respeto es hoy un criterio fundamental para la acción de gobierno.

Y sus hechos: mayo del 2003. El IFE apresura el dictamen. Punto final a Amigos de Fox. El consejero electoral Jaime Cárdenas interpuso una demanda de amparo contra la PGR, que negó información sobre supuestas declaraciones ministeriales de Lino Korrodi y Carlota Robinson. “Se conoce el destino de los recursos, pero no su origen. El IFE cerrará el caso a la brevedad posible y sin exahustividad” (sic).

El articulista de Reforma:  “En La Jefa está el pasaje en que Marta le da 7 mil dólares en efectivo a Rodrigo Fox, el hijo (sic) del presidente, para gastar en un viaje, o el que señala que a ese mismo Rodrigo, a quien Marta quería ganarse para que aceptara el matrimonio con Fox, le regaló un reloj Rolex de 10 mil dólares. Inquietante también es la sugerencia de que Manuel y Jorge Bribiesca, los hijos de Marta, se han enriquecido de manera misteriosa en los años en que su madre ha ejercido el discreto encanto del poder”.

Ni Fox ni Marta serían llamados a declarar, y la nota de prensa: “El priísta y presidente de la comisión que investiga el origen de la fortuna reciente de Fox mintió a los medios y diputados de la comisión su reciente entrevista con Lino Korrodi, ex Amigo de Fox”.

 Fox y sus dichos: “¡Estamos construyendo un verdadero país de leyes! ¡No nos detendremos ante nada ni ante nadie para hacer cumplir la ley! ¡De existir conductas que atenten contra los derechos de la ciudadanía vamos a castigar, con la ley en la mano, a quienes resulten responsables! ¡Estamos decididos a erradicar para siempre el abuso de poder, y por ello no vamos a encubrir a nadie! ¡Porque en el México de hoy nadie, absolutamente nadie, está por encima de la ley! ¡Cárcel hasta por robarse un peso!”

Y sus hechos: “En duda, el destino de 97 millones de “Vamos México”. ¿Y..?

(Sigo después.)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *