Señas de identidad

La corrupción no es un tema exclusivo de México, es un fenómeno mundial, es un tema casi humano, que ha estado en la naturaleza humana y en la historia de la humanidad. La corrupción es un tema, yo insisto, de orden cultural”.

Y el presidente Peña, por propia experiencia, conoce a fondo esas prácticas que, por fortuna para su hoja de servicios. son puramente de “orden cultural”.

Y hablando de corrupción y sus miles de cabezas, la engañifa es una de las tantas, como la que exhibió el propio titular del Ejecutivo al referirse a algún programa migajero, nieto, clon o sólo un seudónimo para nombrar aquella previa engañifa, la salinista Solidaridad. Lo juró el susodicho Peña hace algunas semanas en la red social:

Estoy seguro de que con @Prospera_MX, coma innecesaria, las familias mexicanas tendrán más y mejores oportunidades para vivir a plenitud y sin limitaciones.

A plenitud y sin limitaciones, se atrevió a decir, y  siguió tan campante.  Mis valedores:

Ya nos tomaron la medida. Ya nos faltaron al respeto. Nos vencen por  nuestra propia ignorancia, por nuestra pasividad, apatía y desidia o por una exasperación que se desfoga en las tácticas perdedoras que nos inocula el propio Sistema, comenzando con la consabida mega-marchita y el plantón.  Y pensar que “el combate a fondo” contra la corrupción fue una de las banderas de Peña en su campaña presidencial. Por aquel entonces sus votantes ignoraban las prácticas corrompidas de la Casa blanca y varias más, y una declaración patrimonial que aunque parcial y amañada, asciende a tantos millones de pesos que exceden de manera holgada el salario gubernamental. ¿Pues qué ocurrió con su prometido combate a la corrupción? ¿Oirían tal documento un su pariente político (Montiel) y los líderes sindicalistas Joaquín Gamboa Pascoe y Carlos Romero Deschamps? ¿Lo aplaudirían? (Uf.)

Nuestra ánima y estilo, la descomposción. Encubierta, solapada o evidente , tal vez nunca antes se había atrevido a alcanzar los excesos de hoy día. ¿Se pueden rebasar ese aberrante nidal de corruptos que es el sindicato petrolero de PEMEX o la escandalera que brota desde Los Pinos? A  propósito:

Todas las masas sociales nos referimos a la corrupción. ¿pero sabemos en qué consiste, de cierto? ¿Qué es, en esencia, esa segunda naturaleza del mexicano, de prácticamente todos los mexicanos? Aquí la definición del estudioso cuyo nombre, qué lástima,  no encuentro en la fuente correspondiente:

Entendemos como corrupción todo acto ilegal y no ético que viene como consecuencia del abuso del poder. Este acto corrupto es una actividad a través la cual un ciudadano ya sea servidor público o no, impulsa una acción en contra de las leyes, normatividad y prácticas implementados, a fin de favorecer intereses particulares. Para definir de una manera más clara citamos la siguiente definición dada por Stephen D. Morris, que realizó un interesante estudio de la corrupción en México. Sostenía que “se  la ha definido como el uso ilegitimo del poder público para el beneficio privado”, todo uso ilegal o no ético de la actividad gubernamental como consecuencia de consideraciones de beneficio personal o político, o simplemente como “el uso arbitrario del poder”.Sin más.

El interés personal no es un elemento necesariamente único. Los actos corruptos no siempre benefician sólo a intereses particulares. La corrupción puede beneficiar a familiares, amigos o incluso a una organización, a una causa o movimiento social, político o cultural.

¿Sus causas? (Vienen después.)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *