Reforma energética

¡Obama en Toluca! ¿Tendría  razón el poeta al afirmar que fue el Diablo quien escrituró a nuestro país los veneros del energético? Tuvo razón, según todos los indicios, porque la paraestatal es abastecedora no sólo de crudo y de billones de pesos para la administración pública, sino también de pugnas “ideológicas”, intereses políticos y económicos, una desbozalada corrupción y saqueos demenciales aquí y en el exterior. ¡Y ahora pronto el entreguismo del energético al vecino imperial! Mis valedores: el texto siguiente fue publicado hace un año corrido, pero supongo que viene a cuento tras los intentos fallidos de los neoliberales, de M. de la Madrid a Calderón. ¡Pero que el PRI regresa a Los Pinos, y no con su rancio “nacionalismo revolucionario”, sino con una compulsión entreguista que de inmediato hizo víctima de lo que los anteriores no lograron ofertar a los grandes capitales: PEMEX y la Comisión Federal de Electricidad!

Aquí, de los fraudes fechados añejos a la demagogia petrolera de Calderón, el difunto (político, ni tan difunto):

En 1920 el  Gral. Salvador Alvarado se defendía de suspicacias sobre cierta concesión  para construir un oleoducto de de Tuxpan al DF.:

– ¿Que yo, sin ser petrolero, haya hecho un magnífico negocio con esa concesión? ¿Estas empresas sólo corresponden a extranjeros?

El Demócrata, 1920: “El multimillonario petrolero Bohey dio al clero de Tampico la cantidad de 400 mil pesos para la construcción de un templo católico. El petrolero norteamericano Dihey, para salvaguardar sus cuantiosos intereses de posibles atentados sociales en su contra, erogó 500 mil pesos para el sostenimiento de obreros católicos. Por medio de la fe cristiana, del oro de EU y de las prédicas religiosas, se intenta enfrentar entre ellos mismos a los obreros sindicados.

El gobierno mantiene su política nacionalista en materia de petróleo. Esta misma semana se han otorgado concesiones a A.P. Wichers, a la sociedad anónima E. T. y Cía., y a otras 2 compañías extranjeras.

Financial Times, 1989. El arresto de dirigentes sindicales de PEMEX tiene por objeto permitir la privatización, no un intento de moralización de la industria petrolera.

De la Madrid: La política privatizadora permitirá encauzar el desarrollo integral del país y el crecimiento autosuficiente.

Salinas: Este cambio es nacionalista. Celebremos el nuevo desarrollo. Estas reformas estructurales permitirán democratizar el capital, atender los objetivos nacionales de la soberanía y de la justicia y recorrer la vía moderna de México.

Zedillo: Las privatizaciones garantizan el crecimiento sostenido que generará los empleos bien remunerados que demandan los mexicanos.

Fox: Las privatizaciones sacarán adelante al país. Los recursos excedentes se destinarán al pago de la deuda social.

Calderón: La inversión privada en PEMEX, garantizará el desarrollo nacional. Habrá más escuelas, hospitales, carreteras, agua potable, electricidad, vivienda. Habrá recursos para crear preparatorias y universidades. La inversión privada permitirá superar la pobreza y garantizar la educación. Habrá fondos para las entidades del país; tren suburbano en la zona metropolitana, tarifas eléctricas más justas  y  competitivas para la industria, supercarreteras; servicios para la población, disminuir la brecha de la desigualdad, terminar con la pobreza y la desigualdad, acelerar el paso por la justicia,  cerrar la brecha con el México agraviado, el de la pobreza”.

Ah, México. (Qué país.)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *