Paulina Peña, mañana

Los parientes incómodos, mis valedores. Alfredito para Díaz Ordaz, para Salinas Enrique y Raúl, para López Portillo José Ramón, el “orgullo de mi nepotismo”, y para Zedillo sus varios hermanos. ¿Vicente Fox? Desde sus hijastros hasta la ex-esposa Lilián de Concha, y un tal Hildebrando para Calderón. Vendría más tarde una cierta Paulina Peña, que a los críticos de su padre, hoy presidente de México, motejó de “pendejos”.

Y ahora pronto  una Andrea, que en la PROFECO hizo caer a su padre, y la hija y el hijo de Romero Deschamps, firmes todavía hoy, como su padre, dentro de su riqueza ilícita. Tal es el calibre de la justicia que se aplica en este país. Siniestro. A propósito de los parientes incómodos:

Lo afirmó hace algún tiempo Guadalupe Díaz Borja, hija de alguno de los que anduvieron con las manos chorreantes de sangre:

– Yo puedo caminar por la calle con la cara alta. Puedo presentarme en los sitios públicos sin que me den la espalda los que fueron mis amigos. Yo y todos los Díaz Borja estamos libres de muchas cosas. ¿Y qué ocurre con los otros?

La nota fechada en Chihuahua. Chih. “La Comisión de Solidaridad y Defensa de los Derechos Humanos pide formalmente al cabildo de esta ciudad cambiar el nombre del bulevar Gustavo Díaz Ordaz porque durante su gobierno se perpetró la matanza del Dos de Octubre. La petición es para honrar la memoria de los cientos de jóvenes, niños y ciudadanos que murieron el Dos de Octubre”.

Años más tarde, el presidente López Portillo  sería objeto de culto por parte de periodistas como un tal Montenegro, que así lo ensalzó en el matutino: “Usted, señor licenciado don José López Portillo, significa la tradición de lucha actuante. Usted, señor Presidente, va a conducir la nave de México a puerto seguro, metáfora que recuerda seguramente la reencarnación de Quetzalcóatl“.

La esposa de Quetzalcóatl, Carmen Romano, habló en junio de 1998: “El gobierno del presidente Carlos Salinas de Gortari está resultando de veras estupendo. Mucho se asemejan este sexenio y el anterior. Sí existen muchos puntos de comparación entre ambos, pero lo más importante es que éste sí cuenta con la confianza del pueblo de México. Yo, por mi parte, como esposa del  presidente López Portillo ya hice  todas las actividades culturales y sociales que tenía que hacer”. Condenó una omisión: que no se haya dado seguimiento a sus programas especiales para la niñez. “Eso le tocaba ya desde hace seis años a Paloma Cordero, pero por lo visto la esposa de Miguel de la Madrid nomás no hizo nada. Y si los programas no se continúan, si no se les da seguimiento, pues se vienen abajo, ¿no”.

Vestida con elegancia, la ex-primera dama de la nación reveló que estaba escribiendo dos libros: “Uno, de mis experiencias como esposa de un presidente, y otro, que yo llamo Mis primeras veces, que será no sólo para México, sino para el mundo entero”.

(Mis primeras veces). Acompañada por guardianes en el recinto del poliforum cultural Siqueiros, ataviada con un llamativo juego de aretes, gargantilla y anillo de filigrana en oro con diamantes y granates, la ex-esposa del ex-presidente señaló: “Yo soy quien soy, lo que soy y lo que hice; no me interesa que me reconozcan. Los ataques no me lastiman”.     Respecto a las numerosas acusaciones de que era objeto acerca del dispendio con que se manejó cuando fue “primera dama”, respondió:   – ¿Cuál dispendio? No hubo dispendio alguno, quienes así lo dicen es por desconocimiento, pero reconozco…

Eso que reconocía la “primera dama”, mañana. (Vale.)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *