La Gordillo, Jonguitud…

Esta vez, mis valedores, la educación pública y sus “líderes morales”. En nuestro país, según noticia del viernes pasado, 58 por ciento de los jóvenes entre 25 y 34 años de edad abandonan sus estudios antes de completar el bachillerato. Junto con Turquía, nuestro país ocupa el primer lugar cuando se mide la deserción entre 33 de 34 países que conforman la Organización para la Cooperación y el Desarrollo, OCDE. Desolador, y a propósito:

En el Estado de México, un día después de que el de Los Pinos reformara los artículos 3o. y 3l de la Constitución para tornar obligatorio el bachillerato, lo reconocía el titular de Educación, Raymundo Martínez:

– Actualmente en promedio cada año egresan 800 mil alumnos de las secundarias y alrededor de 288 mil no ingresan a las prepas. De secundaria tenemos un promedio de 800 mil alumnos que egresan de la secundaria y el 36 por ciento ya no entran a la preparatoria. Muchos no terminan la secundaria y por eso ya no ingresan. Además, faltan planteles.

¿Pues qué les parecen las medidas gubernamentales? ¿Así que con un problema nos enfrentamos? A reformar la Constitución, y asunto resuelto.   A reformas nos vamos, y a reformas solucionamos los problemas del país. ¿Y si en materia de educación, más allá de enmiendas constitucionales, se avocaran las autoridades correspondientes a mejorar el nivel de  la educación básica? ¿De qué sirve alcanzar el bachillerato con graves carencias en esa preparación básica?

Pues sí, pero lástima:  la educación primaria está en las manos no de la SEP, sino del SNTE, y no tanto del tal, sino de la Gordillo, y ahí se ubica todo el problema. Reproduje ayer mismo declaraciones del predecesor en el cargo que ocupa la “maestra”, el profesor y dirigente que fue de “Vanguardia Revolucionaria” Carlos Jonguitud Barrios.

Después de años de silencio forzado después de que el entonces presidente Salinas, por trepar a la Gordillo  arrojara violentamente al potosino del cacicazgo que  había creado dentro del sindicato del SNTE, el “líder moral” de los maestro, y como tal dictador enriquecido con las cuotas sindicales, acuso a la actual “líder moral” de la educación pública del país:

– Claro que Elba Esther es una traidora: a mí, que la alcé de la nada, a la causa del magisterio, al propio sindicato. Una traidora, la Gordillo.

Por cuanto a la riqueza descomunal que la maestra ha acumulado muy al estilo de su difunto colega, el maestro rural Carlos Hank González, ironizó  Jonguitud: “¿Millonaria por herencia? Yo vi a esa mujer en condiciones de verdadera miseria. Eso de que su abuelo le dio millones son vaciladas como para Ripley…”

Traición y una riqueza inexplicable, vale decir,  que uno tras otro los de Los Pinos, esos mismos que a su hora se han llenado la boca con la ley y el  Estado de derecho, nunca han podido, nunca han  querido aclarar. ¿Calderón, dice alguno de ustedes? Ese mucho menos, él que hace cinco años apenas comenzó – comenzó a penas- a pagarle facturas, que a la Gordillo le debe media posadera en el sillón de Los Pinos.

Pues sí, pero aún permanecen,  vivas y requemantes,  las acusaciones nunca probadas que ligan a la Gordillo con muchos y muy diversos delitos de sangre, acusaciones a las que aludió el depuesto cacique potosino con aquella frase que tantas sugerencias dejó entrever:

– Ya en la lucha, Elba es capaz de muchas cosas.

¿Como haber tomado parte en hechos de sangre, concretamente el del profesor Misael Núñez Acosta, “caído en defensa de los pobres”? (México.)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *