Dogmas y mentes castradas

Sigo aquí, mis valedores, con el análisis que sobre el reciente problema de los electricistas me entrega el maestro, con indicaciones extraídas de la Historia sobre cómo se triunfa sobre el enemigo histórico. Pues sí, pero no, que los dirigentes del sindicato no van a leerlo, y de leerlo no lo van a entender, y de entenderlo no van a atenderlo, y mucho menos a ponerlo en práctica. Y es que así de impotente es el dogma, y de arrogante y burriciego. Porque a los compañeros del SME, como al gremio de los maestros, el dogma los mantiene en la creencia de que el triunfo sobre el Sistema se cimenta en la espectacularidad y el protagonismo de una muchedumbre eufórica la del plantón, la mega-marchita y las consignas gritadas a todo pulmón. A los simpatizantes de los electricistas, entre tanto, qué nos queda por hacer, sino resignarnos a contemplar las ruinas del movimiento que habrá fallecido de erosión en el zócalo, rumbo a Los Pinos o frente al Jacalón de San Lázaro. En plena vía pública sí. “¡E-xi-gi-mos!” Es el dogma. Y qué hacer.

Sigo, pues, con la tesis del maestro sobre cómo ha de proceder el sindicato si quiere sobrevivir a la extinción de Luz y Fuerza del Centro, que ha dado al de Los Pinos, dicho por algún periodista servil, “un enorme prestigio popular”. De cómo resistir, asimismo, ese feroz linchamiento que contra el sindicato y sus dirigentes el del “prestigio popular” ha orquestado por manos y boca de sus “comentaristas” de radio, TV y prensa escrita. Es México.

El estado mayor de Calderón y sus asesores (análisis del maestro) sopesaron qué fuerzas estarían a su favor y que fuerzas actuarían en defensa del Sindicato Mexicano de Electricistas. Estos fueron sus cálculos:

a) Toda la derecha apoyaría el golpe represivo, comenzando con el PAN, clero, empresarios, mayoría del PRI, medios de comunicación masiva parte sustantiva del PRD (los “chuchos” de Nueva Izquierda) y Partido Verde Ecologista.

b) La defensa del SME recibiría el apoyo de la izquierda democrática, la izquierda revolucionaria, la intelectualidad democrática, parte del estudiantado, algunos pocos sindicatos, pequeñas fracciones del PRI, una parte del PRD, el PT, Convergencia, movimiento lopezobradorista, los abogados democráticos, etc.

Se analizaron, asimismo, las formas y métodos de lucha:

a) El gobierno cuenta con 1.- Tribunales laborales. 2.-Mayoría en el Congreso de la Unión. 3.- El Poder Ejecutivo Federal. 4.- Policía y granaderos. 5.- El ejército. 6. Cuantiosas sumas de dinero. 7. Mayoría absoluta en medios de condicionamiento de masas.

El movimiento, por su parte, cuenta con: 1. Algunos diputados y senadores en el Congreso de la Unión. 2. Escasos recursos económicos. 3. Muy pocos medios de comunicación. 4. Los trabajadores mantendrán las formas obsoletas e ineficientes de lucha que el propio movimiento lopezobradorista practicó para impedir la consumación del fraude electoral de 2006. Por lo tanto harán una huelga parada, mítines, marchas y gritos.

Las categorías de la lucha

Para desarrollar una adecuada estrategia ganadora tenemos que entender que el factor tiempo es una categoría político-militar. El bando que logre que el tiempo transcurra a su favor ganará la contienda. En los años recientes los gobiernos neoliberales han logrado que el tiempo marche a su favor mediante el siguiente esquema estratégico:

Primer paso: Llevar el conflicto al seno mismo de la organización o del movimiento. (Muñoz contra Esparza, digo yo) a) Infiltrar, b) Cooptar líderes a través de la corrupción, c) Generar caos interno.

2 o. paso: dividir, a) Crear bastiones de sabotaje interno (esquirolaje). b) Mantener la polarización interna. 3er paso: Campaña de “medios”. Todos. a) Engañar a la opinión publica desinformándola b) Confundir y crear por los menos, la duda (la duda paraliza) en la opinión publica. c) Lograr la satanización del movimiento.

Con la satanización se logra que una mentira, por más aberrante que sea, aparezca como verdad. Esa es la jornada de descalificaciones que por encargo del que costea la maniobra de obra negra y trabajo sucio lleva a cabo la mayor parte del periodismo.

4o. paso: Aislar al movimiento del resto del pueblo.

a) Crear una barrera psicológica que incomunique al movimiento con el resto de la población, b) Focalizar las fuerzas de resistencia. c) Reducir los núcleos activos a pequeños núcleos aislados, pero ubicados por el enemigo de modo tal que cuando se pase a esta fase ejercer sin costo político la represión física.

5°. paso: Desgastar al movimiento.

a) Fatigarlo con la guerra psicológica a base de promover el terror, b). (Mañana)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *