Pemex

Reforma energética. Mis valedores: mucho cuidado con las trampas verbales de Peña y sus corifeos. Afirma la historia que la pretendida reforma de Pemex  promovida por Peña y avalada por unos Corderos derechistas y unos Chuchos de “izquierda” siempre dispuestos a ejecutar la obra negra y  el trabajo sucio del gobierno en turno, no es el primer intento encubierto de privatización del energético. Se trata de una paraestatal que es abastecedora no sólo de billones de pesos para la administración pública, sino también de pugnas “ideológicas”, intereses políticos y económicos, una desbozalada corrupción y saqueos demenciales. Aquí, indicios del discurso tramposo y la demagogia  de los diversos “mandatarios” desde un De la Madrid que abrió la puerta al neoliberalismo hasta un Peña cuya demagogia y trampas verbales, expresadas ante los grandes empresarios, derivaron a  “todos los mexicanos” los beneficios que sólo alcanzan al gran capital:

Este es momento para México porque estamos todos, gobierno y sociedad, decididos a generar la sinergia necesaria para impulsarlo a mejores condiciones en beneficio de todos los mexicanos”.

Reforma energética. A su hora, Calderón: “La inversión privada en PEMEX, garantizará el desarrollo nacional en las próximas generaciones. PEMEX se fortalecerá, y así contaremos con recursos para vivir mejor: escuelas, medicinas, hospitales, clínicas, carreteras, agua potable, vivienda, electricidad. Con la reforma tendremos los recursos para crear universidades. La inversión privada nos permitirá superar la pobreza y garantizar la educación y la salud de los mexicanos. Habrá fondos para todas las entidades del país; tren suburbano en la zona metropolitana, tarifas eléctricas más justas para la población y más competitivas para la industria; servicios más elementales para la población, disminuir la brecha de la desigualdad, construir un México mejor, solidario, terminar con la pobreza y la desigualdad, acelerar el paso por la justicia, construir el México unido que todos queremos, cerrar la brecha de México con el México agraviado, olvidado, con el México de la pobreza”.

Fox: “Las privatizaciones sacarán adelante al país. Los recursos excedentes se destinarán al pago de la deuda social”.

De la Madrid: “La política privatizadora permitirá encauzar el desarrollo integral del país y el crecimiento autosuficiente”.

Salinas: “Este cambio es nacionalista. Celebremos el nuevo desarrollo. Estas reformas estructurales permitirán democratizar el capital, atender los objetivos nacionales de la soberanía y de la justicia y recorrer la vía moderna de México”.

Financial Times: El arresto de dirigentes sindicales de PEMEX tiene por objeto  la privatización y no un intento de moralización de la industria petrolera.

Zedillo en  1996: “La privatización que promovemos en ferrocarriles, telecomunicaciones, terminales portuarias, aeroportuarias, gas natural y petroquímica secundaria, marchan de acuerdo con los tiempos previstos y en forma exitosa”.

Y la respuesta de Romero Deschamps: “¡En nombre de todos los petroleros del país y en el mío propio, gracias, señor presidente por esta lección de democracia, por el ejemplo de patriotismo y por esta muestra de sensibilidad al sentir del pueblo de México, por escuchar los argumentos y darnos su respaldo! ¡Gracias a su patriotismo, su democracia y su sensibilidad, el petróleo y sus derivados están a salvo de la privatización! ¡Gracias a nombre del pueblo de México, señor presidente!

Y le aplaudieron. Es México. (Este país.)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *