El Señor de los suelos

Consulta pública, mis valedores. Pero antes, a modo de antecedente que justifique la convocatoria, va aquí la confesión de una baquetonada personal de la que no me arrepiento. Ojalá que una vez conocido el propósito de tan indecorosa revelación puedan ustedes matizarla Y ya curado en salud-Tengo intercambio de intimidad con un par de señoras, con una primero y luego con la otra en el término de unas semanas. ¿Bigamo? Yo no. Bígama la sota moza que conmigo hace el favor de engañar a su esposo. Bígama ella pero yo trígamo por el trato con las dos casadas. Pero sí, voy por partes.

Ambas señoras eran una sola y si me refiero a ellas dos es porque en una de esas, con un pretexto cualquiera, dejó de verse conmigo durante un tiempo, y cuando creí haberla perdido, aquella tarde, de súbito: ¿Tú? ¿Pero eres tú? De parecer al principio, por su edad y la mía una hija mayor, llegó estrenando aspecto de mi nietecita Claro, sí, la cirugía “correctora“, que en semanas le restó diez, quince años de los que declara su acta de nacimiento. ¿Así que la compañera estrenando aspecto? Claro, sí, “new look“, como se solazan en decir los gringos de 4a ¿Así que en un rostro lozano esa nueva nariz, flamante y levemente respingada? La incipiente papada ¿dónde quedó? ¿Cómo fue que debajo de los párpados se esfumaron unas bolsas que eran ahora sólo amago de monederos? ¿Qué fue de las arruguitas en las comisuras de los ojos, esas “líneas de expresión“, qué eufemismo, cuánto miedo le tenemos a las palabras? ¿Y esa incipiente barriguilla y esos nimios almacenes de grasa sobre el par de cuadriles? No, y la nueva vestimenta: baja la bastilla de la blusa pero como compensación esa falda que se trepa sobre la rodilla Cinco minutos y (mis ojos abiertos de par en par) logré cerrar la boca Válgame. Así que yo y el marido estrenábamos compañera Esa tarde, contristada mi ánima con la sensación de haberme convertido en violador y desviado sexual que se atrevía con una menor de edad, “conocí“, en el bíblico sentido, a una nueva mujer. Fui trígamo, y no lo busquen en el diccionario…

¿Que si quiero acallar mis escrúpulos y emparejar mi apariencia a la de mi bígama por qué no me pongo en manos de una runfla de especialistas que me tomen por su cuenta y remienden lo rasgado, renueven lo envejecido y planchen esto, enderecen aquello y apuntalen lo de más allá, y quede yo como angelito de primera comunión? No. Me niego. Categóricamente, por muchas razones, comenzando porque el padrecito Cronos, que se alimenta con sus propios hijos, ha perpetrado conmigo una depredación que hagan de cuenta las que han propinado a las arcas públicas desde Echeverría hasta Fox, pasando por los Aldana, Montiel, Romero Deschamps y los hijos de toda su reverenda Marta No. Cómo, yo ya un viejo irremediable, con los aleteos de la Parca en mi nuca ¿O zopilotes, tal vez? Y vuelvo al principio.

Consulta pública ¿Están ustedes de acuerdo en que Germán Martínez, presidente de Acción Nacional, se someta a la cirugía correctiva y cambie de apariencia? ¿Están de acuerdo en que el especialista le transforme ese aspecto vulgar de su rostro, que le desbaste unos mofletes donde se advierte la flacidez, y que le rebaje la papada, le opere esos ojillos papujados y ese aspecto total de mediocre absoluto? ¿Coinciden conmigo en que el panista debería cambiar ese atuendo de ministro pentecostal, y para verse menos zotaco utilizar tacones ocultos, al estilo del Sarcozy el francés? Yo, por lo pronto, estoy dispuesto a cooperar económicamente para una operación así de complicada Pero vale la pena a mi ver. Juzguen ustedes.

Con una caballada tan flaca en el PAN ese Germán aparece como el de cincho para el 2012. ¿Que ese redrojo político nada vale junto a Ebrard o López Obrador? Un momento, frénense ahí. ¿En el 2006 AMLO y el país pudieron con Washington, los grandes capitales, Televisa, TV Azteca y el clero católico? Germán va de cincho para el 2012, y yo digo: ¿se han puesto a pensar en una 2a edición del “chaparrito, jetoncito”, etc.? ¿Soportarían ustedes 12 años del mediocre actual y su clon? Ya oigo la objeción del escrupuloso:

- Cuidado. ¿No recuerdas lo que le ocurrió al Señor de los Cielos cuando por cuestión de vanidad y estrategia para evitar su captura por los escasos policías que no había logrado cooptar, Amado Carrillo intentó un cambio de rostro y se sometió a la cirugía? En el intento quedó, y de la plancha del quirófano cambió a la del SEMEFO. ¿Lo has olvidado?

No, pero de ocurrirle a Germán, el Señor de los Suelos, lo que al Señor de los Cielos, ¿no saldríamos ganando ustedes, yo, este país? (Al referendo.)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>