Militares y narcos, ¿siameses?

Sigue aquí el documento que me hizo llegar el maestro sobre la génesis del crimen organizado en este país, que describe los enfrentamientos provocados entre miembros de la policía del DDF y la Federal de Seguridad por la disputa de las “islas” de la UNAM, que convirtieron en centro de  distribución de drogas.

El Narcotráfico como Atracción del Turismo Extranjero

En el puerto de Mazatlán, Sin., antes de 1964 prácticamente no existía el tráfico de drogas. A partir de esa fecha se fue incrementando la distribución de la mariguana entre los miles de jóvenes norteamericanos que llegaban como turistas a las playas mazatlecas. Fue tal el auge en la distribución de mariguana que se incrementó exponencialmente el flujo de jóvenes norteamericanos que vacacionaron en las playas mazatlecas. Miles de vacacionistas inundaron los malecones y las playas fumando, abierta y públicamente, la mariguana. En las pláticas entre jóvenes amigos mazatlecos a veces llegaba un integrante metido en el tráfico, y al preguntársele si no tenía miedo de ser encarcelado, sonreía y se ufanaba de que su padrino era el gobernador del Estado.

El caso anterior sólo fue un exponente más del modelo que se aplicó en todos los centros turísticos del país.

Inicios del Narcotráfico como Industria en el Distrito Federal. Caso Colonia Tlacotal

Un egresado de la Preparatoria Popular escribió un libro autobiográfico en donde narra su origen poblano y la búsqueda de estudios por medio de la cual llega a la ciudad de México, asentándose en la  Tlacotal cuando esta colonia apenas empezaba a poblarse. En sus inicios, los pobladores del la Tlacotal eran personas de escasísimos recursos, pero vinculados al trabajo. No existían conflictos entre vecinos y sí y una gran solida4idad. En esa colonia vivieron el profesor Lucio Cabañas y su hermana.  Ambos eran profesores de escuelas primarias que ayudaban en sus reatos libres a los niños en su educación y, además, organizaban a la población  para llevar a cabo mejoras en la colonia.

Conforme se fue poblando la colonia fueron llegando jóvenes de otras colonias, y entre ellos elementos de la policía (madrinas) para invitar a los jóvenes a inscribirse en el Pentatlón con la motivación de desarrollarse en el deporte. A los reclutas se les daba un apoyo de 450 pesos. Para muchos jóvenes percibir esa cantidad era una fortuna, y por lo tanto aceptaron el ofrecimiento de hacer deporte y ganar dinero.

Todo parecía ideal, pero los “madrinas” iban seleccionando a ciertos jóvenes para preparar a unos como lo que al poco tiempo fue el grupo paramilitar Los Halcones. A otros se les entrenó como narcotraficantes. El Pentatlón no sólo operó en la colonia Tlacotal, sino en toda la ciudad de México.

Corrupción, impunidad y Gran Concentración de la Riqueza

Durante cinco décadas la Gran Familia Revolucionaria, es decir: la clase política mexicana, apoderada de las instituciones, generó un modelo de desarrollo que permitió, vía el Erario Público, acumular todo tipo de fortunas. La corrupción, aunada a la impunidad, generó una “subcultura” a la que se le designó como “cultura priísta”. La corrupción impune ha perneado todos los espacios de la sociedad. Todo se compra y todo está en venta, principalmente las conciencias.

En los 60s. se da una gran proyección a la ideología individualista inculcando el pragmático-utilitarismo. No ha importado, para esta cultura, el daño social que se ocasione, si reditúa ganancias para aquéllos que generan proyectos inescrupulosos.

(Mañana el final.)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *