¿Modificar el TLC?

Y fue así, mis valedores: con la imposición del segundo panista que se aloja en Los Pinos se consumó el continuismo de una política neoliberal que la carnada de tecnoburócratas proyankis impuso en nuestro país a partir de 1993. Medio siglo de un neoliberalismo que ha beneficiado a los grandes productores y exportadores mientras arruina las industrias que no pueden competir en ese que nombran “Libre mercado”, y que es un capitalismo salvaje desde el momento en que tiene como uno de sus ejes la ausencia de reglas. El darwinismo en el comercio, sí; la ley de la selva, la del más fuerte Y pensar que catorce, dieciséis millones de mexicanos de salario mínimo votaron por el continuismo del modelo neoliberal. Qué pródigos no podrán lograr los “medios” a base de una sañuda campaña de manipulación. Nos vencen por nuestra propia ignorancia

Pero claro, este principio depredador, afirman estudiosos del tema, ha existido desde el comienzo de la sociedad de clases, tanto a escala nacional como en el nivel internacional, y sigue predominando hoy en la nueva forma de dominación neocolonial que llamamos globalización.

Para mantener la explotación del Tercer Mundo y la escandalosa monopolización de la riqueza social producida por la humanidad, los principales beneficiarios del sistema neocolonial -el Grupo de los Siete- tienen que controlar y moldear la identidad nacional de los pueblos sometidos. Para este fin sirven sus aparatos ideológicos, desde las televisoras transnacionales hasta la actual contrarreforma educativa neoliberal”. A propósito:
Ya en época reciente, en la segunda década del siglo anterior, lo afirmaba un Woodrow Wilson, por aquel entonces presidente de los EEUU:

El productor necesita tener el mundo como mercado. Por lo tanto, es necesario que la fuerza del estado derribe las puertas de aquellas naciones que se cierran, para asegurar que no se desaproveche ningún rincón del mundo…

Esto significa que un estado cualquiera que, como vía de protección de su producto nacional, cerrara sus fronteras al capital y mercancías norteamericanas, estaría haciendo, por ello, una política inamistosa hacia Estados Unidos y, por lo tanto, se exponía al peligro de ser sancionado por la nación “agraviada”. De ahí en adelante todo iba a ser abatir fronteras y derribar soberanías nacionales para imponer un modelo de “mercado abierto” que remataría en el modelo neoliberal decretado por un Nuevo Orden Mundial que se renueva según las circunstancias. Y así hasta hoy…

Por cuanto a modelo actual de neoliberalismo, al igual que la propia globalización que lo hace posible, fue implementado por el sistema capitalista en 1944 en Bretón Woods, con la presencia de cuarenta y cuatro jefes de estado y de gobierno. Ahí, el Poder del capital-imperialismo, triunfador absoluto de la segunda guerra mundial, implantó para el resto del mundo el denominado Nuevo Orden Mundial, con la globalización, el agio internacional (Fondo Monetario Internacional, Banco Mundial, y ahora también el Interamericano de Desarrollo) y el neoliberalismo como sus consecuencias inmediatas. Y según el analista, la mano invisible del mercado libre conduce hacia la injusticia y favorece el oligopolio de riqueza y capitales, dificultando así la igualdad de oportunidades. Su afirmación al respecto:

Las potencias industriales ricas han impuesto una mezcla de liberalismo y protección diseñada en función de los intereses de las fuerzas nacionales dominantes, las grandes empresas transnacionales que deben regir la economía mundial. Las consecuencias serían reducir a los gobiernos del Tercer Mundo a una función policial para controlar a sus clases trabajadoras y a la población superflua, mientras las transnacionales obtienen libre acceso a sus recursos, monopolizan la nueva tecnología y la inversión y la producción mundiales. El resultado puede calificarse de “democracia” o “libre comercio” por razones doctrinales, pero es, más propiamente, un sistema de “mercado corporativo”.

El neoliberal es pragmático-utilitarista. Individualista a ultranza, abandona la preocupación por el fomento del bienestar general. El bienestar del grupo es la suma del bienestar individual de cada uno de los miembros del grupo. Esto deja de lado la cuestión de la forma en la que está distribuido el bienestar entre los individuos, si de manera igualitaria o desigual.

Del neoliberalismo en México hablaré en fecha próxima (Aguarden.)

Un pensamiento en “¿Modificar el TLC?

  1. Un saludo fraterno para Ud., y su equipo, estimado maestro.

    Su ensayo sobre la realidad del TLC con respecto de la mayoría de los perjudicados, incluido yo, por supuesto, es claro y evidente. no entiendo por qué nos resistimos a la verdad objetiva y solo renegamos y aceptamos a el mal gobierno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *